SERVICIOS DEL PROGRAMA DE APOYO PALIATIVO

  • Consulta, seguimiento y manejo por especialistas en Dolor y cuidados paliativos.
  • Consulta, educación, apoyo familiar y personal por psicología que la ayudara no solo en el sentido emocional sino además en a resolución de dudas y conflictos relacionados con el estado de salud de su paciente.Manejo por nutricionista, quien estar permanentemente pendiente de los cambios en los requerimientos de aporte alimenticio de su paciente y le orientara en las mejores maneras de afrontar los cambios producidos por el deterioro de la salud.
  • Valoración de apoyo por fisiatría quien se encargara de realizar un plan de recomendaciones que favorezca, en la medida de las posibilidades y del estado clínico del paciente, su movilidad.
  • Apoyo permanente de enfermería, quien apoyara a la familia en los cuidados básicos y preventivos de preservación de la integridad de la piel, boca y demás sistemas que se pueden ver deteriorados y ocasionar molestias derivadas de cambios en la hidratación, nutrición, inmovilidad y demás que afectan a los pacientes con enfermedades avanzadas y terminales.
  • Visitas de apoyo médico domiciliario orientadas por el especialista, para evitar el desplazamiento de aquellos pacientes en la movilidad afecta extremamente su confort o estado de salud; estas intervenciones estarán orientadas al ajuste de medicación, valoración y control de esquemas terapéuticos instaurados y verificación de la aplicación del cuidado básico primario.
  • Desplazamiento de los profesionales del equipo de salud según el grado de requerimiento, en procura de intervenciones que mejoren la calidad de vida del paciente bien sea por ansiedad, dolor y/o otros síntomas asociados.
  • Un programa de apoyo a los cuidados primarios que permitirá disipar sus dudas, orientar sus cuidados y saber cuándo buscar ayudas e intervención evitando así desplazamientos innecesarios a otros servicios.
  • Servicio de observación día de cuidados paliativos que permitirá estabilizar los síntomas del paciente rápidamente y de acuerdo a nuestro nivel de intervención, de modo que se le ofrezca al paciente una rápida atención, sin esperar o dilaciones que afectan más aun su condición anímica.